sábado, 31 de diciembre de 2016

GASOLINA Y TRAICION

NOTA DEL BLOG:
PABLO AMILCAR SANDOVAL BALLESTEROS  ES UN DIRIGENTE DE MORENA 
DALE UNA LEIDA FRIAMENTE Y NUTRETE DE INFORMACION   ES LECTURA RAPIDA Y SUMAMAENTE ILUSTRATIVA    ¡TE EXPLICA EN 2 PATADAS EL  PORQUÈ DE LA ALZA DE GASOLINA Y LA RAZON POR LA QUE VAMOS EN CAIDA LIBRE !     PACTO POR MEXICO REFORMA ENERGETICA   
 ESTAMOS A SIENDO SUCCIONADOS POR UN VORTEX ECONOMICO PROPICIADO POR CORRUPTOPOLITICOS CON INTERESES EN EL EXTRANJERO Y CON LOS EXTRANJEROS
¿Por qué el #Gasolinazo? ¿Qué relación tiene con #ReformaEnergética #PactoxMéxico? MAGNIFICA COLUMNA de @SanAmilcar
*************************************************************************

Opinión

Gasolina y traición

Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros
Diciembre 31, 2016
Veinte por ciento de aumento en los precios de gasolinas. En 2015 los partidos del pacto por México decidieron adelantar la liberación de los precios de las gasolinas prevista para 2018 según la reforma que privatizó el petróleo. Hace unas semanas se votó el paquete fiscal que incluía este mega gasolinazo, y la única fuerza política que votó en contra fue Morena.(ESO ES INDISCUTIBLE )
El aumento de precios en la energía como una política de Estado se impuso desde el calderonato, cuando el entonces secretario de Hacienda Agustín Carstens desistió de aplicar IVA a alimentos y medicinas a cambio de aumentar el precio de las gasolinas cada mes y así financiar el incremento en los gastos del gobierno. Felipe Calderón aumentó 70% el precio del combustible argumentando que los precios del petróleo y las gasolinas se habían disparado, pero cuando se derrumbaron los precios del petróleo nuestra gasolina nunca bajó.
Los gasolinazos han demostrado ser un extraordinario negocio para el gobierno, pero ahora se lo entregan a empresarios privados extranjeros y el gobierno se irá quedando sin ingresos y sin control de los energéticos.
Al menos el 43% del precio de la gasolina son impuestos, además de los llamados Impuestos Especiales sobre Producción y Servicios (IEPS) de índole federal, hay un IEPS que va a las manos de los gobernadores quienes por ese motivo están tan callados. Con Enrique Peña Nieto el incremento promedio de los combustibles acumula el 56%, y con lo que se llenaba un tanque en 2012 hoy no alcanza ni para la mitad.
 
Pero hay un factor aún más alarmante: cuando un país le otorga el control de sus suministros estratégicos a extranjeros se pierde soberanía e independencia. México consume 190 millones de litros de combustible diariamente, y el 60% lo importamos de Estados Unidos. Allá existen 150 refinerías de petróleo y en México se han construido apenas seis. Casualmente hoy varias de esas plantas mexicanas están por debajo de su capacidad por mantenimiento con empresas extranjeras bajo asociaciones público privadas. Hasta el 31 de diciembre de 2016 Pemex era el único que podía importar gasolinas y mantener garantizado el suministro en el país. Al entregar ese suministro directamente a las empresas extranjeras, ellas decidirán según su conveniencia cuando y cuanto importar. Podrán generar desabastos artificiales y especular con los combustibles como lo han hecho ya por ejemplo con los precios del maíz. Supongamos que para construir su delirante muro Donald Trump decide condicionar la venta de combustibles a México o supongamos que EU entra en guerra y deba priorizar el abastecimiento interno. ¿Con qué herramientas podría México mantener la movilidad y su actividad económica? Sólo recuperando la autosuficiencia, construyendo refinerías y desarrollando nuestra petroquímica. Algo que sólo Andrés Manuel López Obrador ha propuesto, pero que es una necesidad estratégica de seguridad nacional.
Una pequeña muestra la han dado los gasolineros estas fechas. Ocultan el combustible para obtener una ganancia del 20% en unos días. En términos empresariales es una acción efectiva, pero en términos populares es deplorable y en términos económicos un desastre.
Y esto no es todavía la liberalización de los precios de los combustibles, que se decidió con la reforma energética. A partir del 18 de febrero de 2017 habrá aumentos diarios y en 2018 subirán los precios aún más, tanto que analistas consideran que no terminará la escasez y que podríamos terminar con precios cercanos a los 30 pesos por litro.
 El gasolinazo de principios de 2017 es algo decidido por Hacienda y la Comisión Reguladora de Energía, determinada en la Ley de Ingresos que aprobaron PRI, PRD, PAN, MC, PT, PVEM, NA, PES y hasta los independientes. Diputados y senadores de Guerrero de esos partidos respaldaron este paquete económico. Sólo Morena votó en contra de estas definiciones de política económica neoliberal.
Este enero habrá incrementos diferenciados en los combustibles, pues los usuarios pagarán el flete de la gasolina hasta sus municipios; es decir, los más ricos y con más desarrollo tendrán precios más baratos y las regiones pobres y atrasadas, con mala infraestructura tendrán precios más altos, lo que acentuará aún más la desigualdad. En Guerrero, habrá al menos cuatro tarifas, y los municipios más pobres pagarán el combustible más caro. En Coahuayutla, Xalpatláhuac o Tlacoachistlahuaca se cotizará en $16.59 y pagarán 70 centavos más por litro que en Acapulco. El llamado Pacto por México funciona pero para las empresas extranjeras, muchas decisiones que se han tomado son auténticos actos de traición a la patria.
 
Lo más indignante es la mentira. El secretario de Hacienda José Antonio Meade nos dice que esta medida beneficiará a nuestros hijos, la misma mentira que hace 35 años. Ellos saben que no bajarán los precios, en primer lugar porque casi la mitad del precio son impuestos y no piensan bajarlos.
 Además en este esquema para que hubiera precios baratos Pemex debía recuperar su capacidad de refinación y controlar sus costos, y según el propio plan de negocios de Pemex ello tardará al menos cuatro años y para que los negocios privados empiecen a vender su propia gasolina sus ductos y estaciones tardarán al menos tres años y cuando eso se cumpla, ante la debilidad prevista para Pemex (que con la reforma energética pasó de ser la tercera empresa petrolera a la octava), se darán condiciones de una colusión de cárteles. Ello si continúa el actual régimen.
Hoy los partidos del Pacto por México tratan de desmarcarse, unos ridículamente dicen que no votaron la miscelánea fiscal, otros tratan de montarse en las manifestaciones de descontento y otros amenazan que si no aumenta la gasolina desaparecerán programas sociales. Pero no todos son iguales, pues como hemos señalado quien votó en contra fue Morena.
Debemos concientizar que tales decisiones se toman desde el poder y para detenerlas debemos transformarlo y ponerlo al servicio del pueblo. Debemos protestar para revertir el gasolinazo, pero para detener la política neoliberal y las reformas estructurales que atentan contra el pueblo debemos cambiar el régimen corrupto, cosa que podremos hacer en 2018. Falta poco.
Twitter: @SanAmilcar
* El autor es el dirigente estatal de Morena.


*******

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada