jueves, 28 de enero de 2016

LA CONFESION QUE HUNDIO A HUMBERTO MOREIRA

NOTA DEL BLOG:



NOTA DEL BLOG:   SE ME HABIA PASADO PONER ESTA IMPORTANTE CONFESION DE ROLANDO GONZALEZ TREVIÑO EN LA QUE HUNDE TOTALMENTE A HUMBERTO MOREIRA ...SOLO CON ESTO NO DEBERIA SALIR SALIR BIEN LIBRADO EN ESPAÑA

Nacional
La confesión que hunde a Moreira

Empresario coahuilense Rolando González Treviño, durante el tiempo que estuvo preso en San Antonio. Foto: Especial
EL NORTE/ Staff

México (16 enero 2016).- El 25 de junio del año pasado, el empresario coahuilense Rolando González Treviño, allegado a Humberto Moreira, ex Gobernador de Coahuila y ex presidente nacional del PRI, fue liberado tras pagar una fianza de 500 mil dólares en efectivo y dejar en garantía un predio de 23 hectáreas en San Antonio North Side, que tiene un valor de 1 millón de dólares.


Casi tres meses antes, el 3 de abril, el empresario había firmado el acuerdo de admisión de culpabilidad donde detalla la manera en que Moreira desvió recursos públicos del Gobierno de Coahuila.

A continuación la traducción del apartado tres del acuerdo de culpabilidad, donde González Treviño hace un recuento de los hechos que involucran al ex Gobernador y a otros siete conspiradores (CC).

Los conspiradores señalados en los hechos corresponden a las siguientes personas:

CC1: Humberto Moreira (ex Gobernador de Coahuila). 
CC2: Héctor Javier Villarreal Hernández (Secretario de Finanzas de Coahuila).
CC3: Roberto Casimiro González Treviño (empresario).
CC4: Samuel Rodríguez Martínez (amigo personal de Moreira y operador político).
CC5: Vicente Chaires Yáñez (titular de la Secretaría particular del Gobierno de Coahuila).
CC6 y CC7: Funcionarios estatales no identificados.

El acusado acuerda y estipula como parte de este acuerdo de culpabilidad, que si este caso hubiera sido presentado en juicio, Estados Unidos habría ofrecido evidencia para demostrar los hechos siguientes:

Estados Unidos ofrecería evidencia de que en diciembre del 2005, CC1 era un alto funcionario del Estado de Coahuila.

CC1 había sido previamente un funcionario en Saltillo, capital del Estado de Coahuila.

CC4, amigo de mucho tiempo de CC1, fue empleado por CC1 en el Estado de Coahuila.

CC5 también estuvo empleado bajo CC1 y también fue Director de un Departamento.

CC6 más adelante en el 2006, también se convirtió en Director en el Estado de Coahuila para CC1.

En julio del 2008, CC2 se convirtió en el Secretario de Finanzas para el Estado de Coahuila.

En aproximadamente enero o febrero del 2006, CC1 empezó a tomar dinero para su uso personal del Gobierno de Coahuila. CC1 estaba usando los fondos del Gobierno estatal y dirigiendo esos fondos públicos a partidarios que actuaban de común acuerdo con CC1 para robar fondos públicos de Coahuila.

Estas personas eran principalmente empresarios que operaban dentro del Estado de Coahuila, y/o eran comerciantes que proporcionaban servicios al Estado y tenían una relación con CC1 en el momento de su elección.

Muchos de estos comerciantes eran propietarios a gran escala de significativos medios de comunicación que incluyen radio, cable, televisión y compañías de letreros al aire libre.

Otros co-conspiradores eran comerciantes del Estado que proporcionaban servicios tales como construcción de caminos y puentes, construcción de edificios, provisión de servicios al pueblo y servicios de aviación ejecutiva al Estado de Coahuila.

Se estima que los fondos robados de las arcas públicas estatales por CC1 se aproximan a los cientos de millones de dólares.

El aproximadamente el 1 de agosto del 2006, CC1 empezó a comprar medios de comunicación de diversas entidades de medios que operaban en el Estado de Coahuila.

Desde enero o febrero del 2006, CC1 empezó a dirigir el pago de dinero de las arcas de Coahuila a CC3, el hermano del acusado y otras personas.

CC3 es un acaudalado empresario y propietario de muchas entidades de medios en el Estado de Coahuila que incluyen estaciones de radio, canales de televisión, medios de cable y compañías de letreros al aire libre.

CC3 fue instrumental en que CC1 ganara la Gubernatura de Coahuila.

La evidencia de Estados Unidos mostrará que en aproximadamente el 24 de enero del 2009, CC2, CC1, CC4, CC5, la esposa de CC1 y el equipo de seguridad de CC1 viajaron, en avión privado, de Coahuila a San Antonio, Texas.

El propósito del viaje era tener una reunión privada con para hablar de estrategia política para el PRI y la Gubernatura de Coahuila, para reunirse con CC3 y para visitar a la hija de CC1, quien vivía en San Antonio.

Datos del Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI) sobre el historial de cruces confirmaron que CC1 y CC2 entraron juntos a EU en esta fecha, y que el acusado ROLANDO GONZÁLEZ-TREVIÑO (RGT) también estuvo en el país en esta fecha. El aproximadamente 25 de enero del 2009. CC2, CC1, CC4 y CC5 viajaron a la casa club en el Sonterra Golf Club, ubicado en Sonterra and Stone Oak Parkway en San Antonio, Texas y dentro del Distrito Oeste de Texas, y se reunieron con el Acusado.

CC1 y el Acusado se reunieron en privado en una mesa, mientras que el resto del grupo se sentó en otra mesa.

Declaración de testigos reflejaría que CC1 pidió a CC2 que se uniera a CC1 y a ROLANDO GONZÁLEZ-TREVIÑO en su mesa.

CC1 preguntó sobre el estatus actual de los pagos al Acusado y luego CC1 informó a CC2 que el Acusado enviaría al Estado de Coahuila facturas para ser pagadas. Éstas eran para que CC1 comprara las estaciones de radio de RGT y no para gastos legítimos del Gobierno. CC1 estableció que la cantidad a ser pagada sería de 25 millones de pesos.

El propósito del pago era para asegurar la propiedad de una parte de "Nuclear Radio", que consistía de estaciones de radio que eran propiedad del Acusado en Monclova, Sabinas y Múzquiz, en el Estado de Coahuila.

El Acusado dirigió la información de su cuenta para que fuera proporcionada a CC1, ya sea directamente o a través de CC4, quien a su vez le proporcionó a CC2 un número de cuenta bancaria del Acusado en EU donde CC2 fue instruido que dirigiera los fondos robados.

La compra de estas estaciones por parte de un funcionario del Gobierno estatal de Coahuila sería ilegal bajo las leyes mexicanas.

En aproximadamente marzo del 2009, después del viaje a San Antonio, hubo una reunión del Gabinete en la mansión del Gobernador en Saltillo.

Entre los presentes en la reunión estaban CC1, CC2, CC4, CC6 y todos los 17 Secretarios del Estado de Coahuila.

En esta reunión, CC1 proporcionó los números de cuenta de las cuentas que el Acusado tenía en EU en el First National Bank en Edinburg, Texas.

CC1 insistió en que los pagos fueran hechos al Acusado el 7 de abril del 2009 y el 4 de mayo del 2009.

Investigaciones de HSI y de agentes de la DEA revelaron que la transferencia inicial fue efectuada el 7 de abril del 2009 por transferencia electrónica a la cuenta del Acusado en el First National Bank de Edinburg, Texas, bajo el número de cuenta proporcionado por CC1 (número de cuenta con terminación 7281).

El dinero fue transferido de México a través de una cuenta mantenida por Administrativos Diam Ante SC mediante una cuenta del Banco Mercantil del Norte (BANORTE).

El nombre en la cuenta es Rolando González-Treviño, con dirección en San Antonio en la misma subdivisión donde ocurrió la reunión de marzo del 2009.

La cantidad de la transferencia electrónica fue de $1,100,513.57 dólares. Esta cantidad, con base en una revisión del tipo de cambio en ese entonces, se convierte a aproximadamente 15,000,000 de pesos mexicanos.

Investigaciones adicionales también revelaron que la segunda transferencia electrónica fue intentada el aproximadamente 7 de mayo del 2009.

Registros bancarios revelaron que tres transferencias electrónicas por las cantidades de $162,758.65, $294,740.08 y $288,769.94 dólares fueron intentadas el 7 de mayo del 2009 de parte de Construcciones Chavana de CV.

Esta cuenta fue la misma cuenta del FNB Edinburg que fue usada en la transferencia del 7 de abril del 2009.

Chavana es una entidad controlada por CC1 y utilizada por él para transacciones y distribuciones de fundos robados tanto dentro de México como internacionalmente hacia EU. Esta transferencia electrónica no fue completada.

Registros bancarios revelaron y ejecutivos del banco afirmaron que la cuenta del acusado en FNB Edinburg fue cerrada debido a irregularidades en las anteriores transacciones del Acusado.

Después de la intentada transacción, el Acusado tuvo una conversación con CC1 y CC4 y hablaron de que hubo problemas con la cuenta del Acusado para recibir los pagos vía transferencia electrónica en el banco (FNB Edinburg) en EU.

El Acusado recibió una comunicación subsecuente por llamada o texto pidiendo un número de cuenta diferente porque la cuenta estaba cerrada.

El Acusado checó la cuenta y luego volvió a llamar con otro número de cuenta en EU en el cual depositaran los fondos.

Un testigo testificaría que el Acusado contactó a CC2 por teléfono y le pidió que se contactara con el banco por teléfono y explicara que las transferencias representaban dinero legítimo del Estado de Coahuila y que no eran ganancias relacionadas con drogas a fin de impulsar la transacción.

Registros bancarios reflejan que la intentada transferencia de los fondos fue el aproximadamente 7 de mayo del 2009.

El aproximadamente 8 de mayo del 2009, se hizo el pago de 10,000,000 de pesos mexicanos al Acusado.

Registros bancarios revelaron que tres transferencias electrónicas por las cantidades de $162,758.65, $294,740.08 y $288,769.94 dólares fueron completadas el 8 de mayo del 2009 de parte de Construcciones Chavana de CV para el Acusado.

La cantidad sumada de estas transferencias es de $746,268.67 dólares.

De acuerdo con información de fuente abierta el tipo de cambio de pesos a dólares el 7 de mayo del 2009 era de aproximadamente 13.08827.

Esta cantidad se convierte a 9,767,365.85 pesos. Esta transacción fue completada por transferencia electrónica desde el Bank of New York Mellon al International Bank of Commerce (IBC)-Laredo.

La transferencia fue depositada a una cuenta a nombre de Rolando González-Treviño con un número de cuenta con terminación 4676. Los valores para la transferencia fueron idénticos a las cantidades involucradas en el intento de transferencia el 7 de mayo del 2009.

En o aproximadamente en julio del 2009, en una reunión del Gabinete en Saltillo, Coahuila, CC1 dijo a co-conspiradores que las estaciones de radio del Acusado ya habían sido compradas por CC1.

CC3 informó que CC1 tenía planes de comprar estaciones adicionales de radio y televisión de CC3, para incluir una estación de televisión en Piedras Negras, Coahuila.

CC1 utilizó sus compañías (las de CC1) para comprar estaciones de radio del Acusado y estas compañías tienen personas identificadas y no están a nombre de CC1.

Declaraciones de testigos mostrarían que CC1 mismo se presentó como socio con el Acusado en las estaciones de radio e informó que CC1 posiblemente poseía una participación de "Nuclear Radio", la compañía holding de las estaciones del Acusado, aunque no en frente del Acusado.

En aproximadamente abril del 2013, el Acusado se topó con CC7, una persona que también trabajó con CC1 en Coahuila, mientras estaba en Las Vegas, Nevada, asistiendo a una exposición de telecomunicaciones.

Durante este encuentro, CC7 dijo al Acusado que él (CC7) recibió órdenes de CC1 de que pagara y transfiriera el dinero al Acusado para la compra de las estaciones de radio, y que el dinero usado para pagar la compra al Acusado provino de las arcas del Estado de Coahuila.

El Acusado ROLANDO GONZÁLEZ-TREVIÑO ahora admite que voluntaria e intencionalmente participó en un plan para defraudar o robar dinero del Estado de Coahuila con CC1, CC2, CC3, CC4, CC5, CC6 y CC7.

ROLANDO GONZÁLEZ-TREVIÑO admite que participó en las transacciones con la intención de defraudar al Estado de Coahuila.

ROLANDO GONZÁLEZ-TREVIÑO admite que fue razonablemente previsible para él que las transferencias electrónicas interestatales e internacionales serían usadas para facilitar el plan y que las transferencias electrónicas interestatales e internacionales fueron, de hecho, utilizadas para cometer además el plan.

ROLANDO GONZÁLEZ-TREVIÑO admite que el dinero transferido, es decir: $1,846,782.24 dólares, que equivale aproximadamente a 25 millones de pesos, fue robado, apropiado ilícitamente o tomado mediante fraude.

ROLANDO GONZÁLEZ-TREVIÑO admite que sabía que este dinero fue robado, apropiado ilícitamente o tomado mediante fraude en el momento de la transferencia, tomado ilícitamente del Estado de Coahuila y transmitido de México a Estados Unidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada